Moto Guzzi

Moto Guzzi V85 TT
La nueva frontera del enduro

Con solo pulsar el botón, el motor arranca redondo, fluido, con su sonido tranquilizador, agradable y envolvente. Un viejo chaleco de piel que se lleva con desenvoltura. El casco, los guantes, los cordones de un par de botas todoterreno gastadas por el uso. Mirando el horizonte. Una sola idea: salir, dejar el camino conocido en busca de ese algo que yace oculto en nosotros, que nos hace sentir vivos y que nos hace únicos.

La moto es más que un simple medio de transporte: es una criatura mecánica viva, que nos cautiva el alma, nos libera y nos hace soñar.
La V85 TT de Moto Guzzi es algo más, es la esencia de la aventura en moto, del deseo de viajar, de ser dueño de tu propio tiempo y regalárselo al mundo.

El sabor de la aventura

Moto Guzzi V85 TT... o Todoterreno. Hay todo un universo detrás de estas dos letras que hablan de viajes a África, del deseo de evadirse, del polvo y del desierto. El del París-Dakar, cuando esta extenuante carrera atravesaba el desierto del Sáhara y aún no se había convertido en la reñidísima carrera contrarreloj que conocemos hoy. En los años 80 era una verdadera aventura, salías con el objetivo de llegar.

Esa era la victoria para quienes decidían lanzarse solos y sin ayuda a las pistas de Argelia, Mali, Senegal.... un reto que se afrontaba con motos prácticamente de serie, con solo unas cuantas modificaciones realizadas artesanalmente. Una carrera, sobre todo, contra uno mismo, contra un entorno hostil y difícil.

Aventura en estado puro. La V85 TT se inspira en una enduro de cilindrada media de corte clásico, que recuerda en cierto modo a la V65TT, con la que Claudio Torri participó, en 1985, en la legendaria carrera africana. Como corredor privado, con una moto preparada en su garaje. Precisamente en esa bicilíndrica, con sus inconfundibles colores blanco, amarillo y negro, es en la que se inspira la actual V85 TT, una moto creada para acompañarnos en nuestras aventuras diarias, en nuestras excursiones, para descubrir las bellezas que quizás que se escondan a pocos kilómetros de nuestra casa, a las que es difícil llegar porque se encuentran alejadas de la tranquilidad de las carreteras asfaltadas.

Estilo años ochenta: reflejado en los detalles

Moto Guzzi V85 TT transmite una visión relajada y agradable de la vida, pero sus formas también anhelan la aventura, es una visión en la que las ganas de descubrir y viajar se funden con el estilo de las enduro típicas de los años 80. Porque la V85 TT de Moto Guzzi se inspira plenamente en ese mundo, impregnándose del espíritu de las motos gran cilindrada que fueron las primeras en abandonar las carreteras asfaltadas e inventaron los rally raids.

Motos que, a su vez, hacían referencia a los vehículos de serie, sencillos y ligeros: guardabarros delantero alto, doble faro de lado a lado para garantizar la máxima visibilidad incluso de noche, manillar ancho y seguro, depósito con una forma bien definida como corresponde a un chasis que se hace notar.

Simplicidad y carácter, esas son las palabras clave. Así como peso y dimensiones reducidas porque para viajar, sobre todo cuando se trata de caminos fuera de carretera suaves, se requiere un medio de transporte manejable, que no imponga un esfuerzo físico exagerado. Así que la aventura con la V85 TT por caminos de tierra, que llevan quién sabe dónde, se convierte en puro placer y ganas de ir siempre cada vez más lejos. Sobre el asfalto, todo es más fácil: aquí, la maniobrabilidad y el placer de conducir encuentran el punto de encuentro perfecto.

Tecnología, seguridad, equipamiento: el placer de conducir se abre camino

La V85 TT de Moto Guzzi es todo esto y mucho más. Bajo la bandera de la tecnología, se unen dos universos, el del enduro de viaje y el de las motos clásicas. Funcionalidad y estilo que se plasman en soluciones tecnológicas de alto nivel, que facilitan la conducción y garantizan un alto estándar de seguridad: ABS y Control de Tracción, Control de Crucero, la sofisticada instrumentación TFT... Por no mencionar los Riding Mode, la electrónica y el nuevo V-Twin montado transversalmente capaz de transmitir sus 80 CV de potencia.

Una potencia al alcance de todos los motoristas, sin importar su nivel, pero capaz de dar satisfacción y divertir incluso al piloto más experimentado gracias a su alto nivel de prestaciones. Además, la V85 TT tiene un asiento cómodo y unas dimensiones compactas, que permiten maniobrar fácilmente tanto en parado como en movimiento.

Porque viajar tiene que seguir siendo un sueño, que debe disfrutarse sin demasiadas dificultades: la V85 TT de Moto Guzzi es el acompañante ideal para cualquier viaje, incluso en pareja, gracias al generoso y cómodo asiento del pasajero, a las sujeciones donde agarrarse, a las estriberas cómodas y bien distanciadas. Salir hacia rumbo desconocido con la V85 TT, girando al azar en el primer cruce sólo por el placer de descubrir algo nuevo, es el primer paso de la aventura.